Terapia Miofuncional: Deglución Atípica

Publicado en: Artículos 0

La Terapia Miofuncional (TMF) tiene cuatro fases de trabajo: prevenir, valorar, diagnosticar y corregir los malos hábitos o malformaciones orofaciales.

Para entender qué es la TMF debemos saber en primer lugar qué áreas y funciones del cuerpo trabaja. En concreto lo hace en los órganos y la musculatura orobucofonatoria que tal y como indica la propia palabra se centra en las zonas; oral, bucal y fonatoria. Las funciones básicas de estas zonas abarcan desde la respiración, masticación, habla, succión y deglución.

El Logopeda es el profesional encargado de rehabilitar los órganos y musculatura implicados en estas funciones, los cuales pueden interferir tanto en la producción del habla, como en la estructura de los dientes.

Una de las demandas actuales que comprometen a los órganos bucofonatorios es la Deglución atípica: Hablar de la deglución atípica es hablar de una forma diferente de deglutir. Por eso, la deglución atípica consiste principalmente en la postura y en el uso que se le da a la lengua al momento de deglutir un alimento.

Las causas de la deglución atípica son muy variadas. Existen aquellas que provienen de origen orgánico (alteración en la mordida, ausencia de dientes, hipertrofia amigdalar o frenillo corto), y aquellas que

provienen de origen funcional (morderse las uñas, succión de los dedos, respirar con la boca abierta, uso excesivo del chupete).

Tanto si el origen de la deglución atípica es funcional como orgánica, es imprescindible hacer consciente y partícipe a la familia y el infante desde el inicio de la rehabilitación logopédica, así como tener claros los objetivos, pautas y ejercicios a seguir para crear un buen hábito deglutorio en su día a día, que repercutirá en el correcto hábito respiratorio y fonatorio, al estar estos tres interrelacionados.

Así mismo, es imprescindible el trabajo complementario e interdisciplinar entre los diferentes profesionales. Los odontólogos, odontopediatras y hospitales, en la actualidad necesitan de Logopedas para llevar a cabo intervenciones adecuadas a pacientes con este tipo de trastornos.

Los aspectos clínicos de la motricidad orofacial está en estos momentos en fase de evolución en el entorno profesional del Logopeda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *