Técnicas de autoinstrucciones en el TDAH

Publicado en: Artículos 0

Des de nuestro Centro de Psicología Clínica Provençals queremos ofreceros un articulo muy claro sobre el TDAH y una de sus técnicas mas usadas y que tiene buenos resultados. Os explicaremos que son las técnicas de autoinstrucciones en el TDAH.

El TDAH se define como un patrón persistente de inatención y/o hiperactividad-impulsividad que interfiere con el funcionamiento o el desarrollo normalizado de la persona.

Los niños/as o adolescentes con este diagnóstico se caracterizan por:

  • Inatención: No escuchan cuando se les habla, presentan dificultades para mantener la atención en actividades o tareas recreativas y escolares, les cuesta seguir instrucciones o terminar una tarea o ejercicio, pierden objetos fácilmente, etc.
  • Hiperactividad e impulsividad: Presentan una conducta caótica y muy desorganizada, problemas con la regulación de la propia conducta, habla excesiva, interrumpen al resto, etc.

Cada niño presenta una sintomatología e intensidad diferente. Según la predominancia de la sintomatología se clasifican en:

  • Combinado: Aparecen los tres síntomas (hiperactividad, impulsividad e inatención).
  • Predominante en déficit de atenció
  • Predominante en hiperactividad e impulsividad.

Según Sánchez (2016) es el trastorno con más prevalencia en la población infantil española. Pero no solo afecta en la infancia, también en la adolescencia y en la adultez; es un trastorno que perdura a lo largo del ciclo vital, por lo que un diagnóstico e intervención precoz son un aspecto clave para prevenir futuras dificultades.

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad no se considera una alteración del aprendizaje específica, pero sí que repercute en el aprendizaje; los niños y adolescentes con TDAH, presentan dificultades conductuales y de concentración que afectan en la escuela y en las calificaciones académicas.

Por lo tanto, la intervención psicopedagógica con este tipo de alumnos es esencial porque es en el colegio donde los niños encontrarán más dificultades asociadas a su baja capacidad de atención y falta de control de impulsos.

Por otro lado, las autoinstrucciones son una técnica cognitivo-conductual. Esta técnica consiste en hablarse a sí mismo para guiar, controlar y evaluar el propio comportamiento. Esto permite adoptar una actitud reflexiva sobre las propia actuación y resolución de problemas, favoreciendo la interiorización de los procesos mentales y  la automatización del aprendizaje.

Las autoinstrucciones son muy útiles para los niños con TDAH, debido a que ese ¨lenguaje interno¨ muchas veces no existe y suelen actuar de forma impulsiva. Por ese motivo el entrenamiento en esta técnica es muy positivo para ellos.

Los objetivos que se buscan trabajar con esta técnica son:

  1. Desarrollar el lenguaje interior (hablarse a sí mismos para controlar la propia conducta).
  2. Fomenta que el niño/a se vuelva más reflexivo sobre sus decisiones y acciones.
  3. Mejorar la imagen que tienen sobre ellos mismos; El niño/a siente que tiene experiencias más positivas o exitosas sobre las tareas y acciones realizadas, aumentando su autoestima y autoconcepto.

En base al modelo creado por los autores Meichembaum y Goodman (1971), los pasos a seguir para realizar la técnica de las autoinstrucciones son los siguientes:

  • El terapeuta actúa como modelo y realiza una tarea delante del alumno mientras se habla a sí mismo en voz alta sobre lo que está haciendo y cómo lo hace.
  • El niño realiza la misma tarea mientras el terapeuta/adulto le va guiando paso a paso en voz alta.
  • El niño repite la misma actividad pero en esta ocasión, es él quien da las instrucciones en voz alta (¿qué tengo que hacer? ¿cómo lo hago? ¿qué pasos he de seguir?)
  • El alumno vuelve a repetir la acción guiándose a sí mismo en voz baja.
  • Finalmente el alumno guía su propio comportamiento automaticamente de forma interna.

Una gran ventaja del entrenamiento de esta técnica es que no solo se aplica en las sesiones pedagógicas, si no que se puede generalizar en casa (ayudar a realizar las tareas del hogar, hacer los deberes, ect.) y en la escuela (como hacer los ejercicios, preparar la mochila y la agenda, escuchar al profesor, etc.). Eso sí, siempre guiados por un profesional que nos aconseje sobre cómo aplicar esta técnica de la manera más adecuada y ajustada al niño/a.

Y como siempre, acompañando al niño con mensajes de apoyo y ánimo, siempre reforzando lo positivo.

Si quiere más información sobre este tema puede consúltenos  llamando al centro 933072280 o al 606311691 o enviándonos un email a contacte@centropsicologia.cat

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.