…Pensar demasiado…

…Pensar demasiado…

Publicado en: Artículos | 0

Una de las quejas más frecuentes de las personas que vienen a consulta es el de darle muchas vueltas a las cosas, el pensar demasiado. Pensamos “demasiado” cuando nos dejamos atrapar por torrentes de pensamientos y sentimientos negativos que nos abruman y que interrumpen nuestro funcionamiento diario y nuestro bienestar.

Pensar demasiado puede llegar a convertirse en un problema para las personas. En ocasiones es necesario poder pensar y poner palabras a aquello que nos sucede, sentimos, escuchamos… aunque puede llegar a convertirse en algo que nos perturbe. Pensar demasiado conlleva entrar en un bucle que en momentos no nos ayuda a parar y poder salir, e incluso, tomar decisiones. Por lo que nos paraliza, nos bloquea y nos deja indefensos ante las dificultades o demandas del exterior. Las rumiaciones, éste pensar demasiado, puede resultar nocivo porque afectan a nuestra capacidad para obtener respuestas y soluciones a nuestros problemas, produciendo desmotivación y generando nuevos problemas que nos bloquean en una posición repetitiva.

Estas situaciones pueden llegar a causar un malestar, sintiendo ansiedad y angustia excesiva ante la imposibilidad de no saber que hacer, cómo parar y dejar de pensar tanto. A veces se puede llegar a caer en la melancolía, con sentimientos de apatía, tristeza, incapacidad de resolución y decisión.

Ante estas situaciones de bloqueo, indecisión y sentimientos de incapacidad es importante preguntarnos, que es lo que realmente no nos deja dejar de pensar demasiado y dejar de estar posición de incapacidad y indecisión? Preguntarnos es nuevamente pensar, pero de un modo distinto, poniendo límites y barrando la rueda que sustenta el pensamiento repetitivo. Todo ello, mediante un proceso de análisis, un proceso psicoterapéutico que ayude a la persona a salir de este bucle de excesos pensamientos.

Dejar un comentario